Carriles Bici de Armilla: De Ningún Sitio a Niguna Parte

Calzada Romana de MéridaHace veinticuatro siglos el pueblo romano construyó la Calzada, el modelo de camino usado por Roma para la vertebración de su imperio. Unían las ciudades de todos los puntos de la península itálica y después, del Imperio con los centros de decisión políticos o económicos. Evidentemente Armilla no es Roma, ni yo tampoco pretendo que se parezcan, aunque sí quiero comparar, como dos  ideas similares, una más magnánima que la otra por supuesto, pueden tener dos resultados totalmente opuestos.

Para situar al lector, hay que explicar que Armilla es un municipio español, perteneciente a la provincia de Granada, en Andalucía. Está situado en la Vega de Granada, a unos 3 km de la capital. Limita con los municipios de Granada, Ogíjares, Alhendín y Churriana. En 2009 se sitúa como el segundo municipio más poblado del área metropolitana de Granada tras la capital. Es por esta magnífica situación por lo que la gran mayoría de su población vive en este municipio, pero trabaja en Granada, produciéndose numerosos desplazamientos diarios que colapsan las carreteras que unen ambos municipios.

Podría parecer, que aquí lo lógico es que se construyeran carriles bici que comunicaran el municipio con la capital, ya que la geografía es perfecta para ello (ya he comentado con anterioridad que este municipio está en la Vega de Granada). Pues no es así. Tal y como se debería estar temiendo el lector, hay alguna fuerza superior, desconocida e inmutable que impide a los políticos hacer esta “gran obra faraónica”. Sin embargo, aunque cada vez que estamos cerca de las elecciones, como es el caso, no se les deja de llenar la boca de promesas, como la de construir un pueblo más limpio, con menos contaminación y bla...bla...bla... A mí, sinceramente, no se me ocurre otra forma más eficaz de cumplir este objetivo, que la de animar a la gente a desplazase en bicicleta al trabajo y dejar el coche aparcado, para usarlo cuando de verdad sea imprescindible su uso (mucha gente se sorprendería de la cantidad de veces que es innecesario).

Pero como este no es el objetivo del artículo y no me quiero desviar ni un renglón más, sirva esta introducción para ponernos en antecedente de la situación. En particular a mí me gustaría contar como en estos últimos años, el Ayuntamiento de Armilla se ha dedicado a construir “carriles bici” -por llamarlos de alguna manera-  que no unen ninguna parte del municipio con otra, ni parten de lugares importantes con destino a otros lugares importantes, o al menos que transiten por alguno de estos lugares. Me explico: uno podría pensar en sitios muy frecuentados por los ciudadanos para ubicar allí carriles bici dentro del municipio y así evitar desplazamientos en coche como son, por ejemplo, hipermercados, ambulatorio de urgencias, colegios e incluso el propio ayuntamiento. Pues no, que no es así en Armilla, ninguno de los tres “carriles bici” que existen cumplen este objetivo: son los carriles bici que yo denomino como carriles bici de ningún sitio a ninguna parte (aunque he de reconocer que la idea original no es mía).

Uno podría considerar importante varias cosas para un carril bici, como por ejemplo, la integración urbana, el equilibrio en el uso del espacio público con el resto de usuarios o la seguridad. Por ejemplo, la gente de Biciescuela Granada se preocupan de este último tema en el siguiente video:

Sin embargo, yo creo que lo más importante es que sean prácticos, que te lleven a alguna parte: “¡coño, que sirvan para algo!”. En esta exposición, sólo voy a centrarme en este último punto (si tuviera que hablar de las carencias en los demás aspectos de estos carriles, los volúmenes de la enciclopedia británica se me quedarían escasos). Voy a presentar estos tres carriles desde su inicio hasta su finalización, demostrando que su construcción tal y como se han hecho, podría haberse evitado en su totalidad. ¡Sí! en su totalidad, y aquí alguno podría tener la ilusa idea, de que, bueno más vale tener trozos de carril bici aunque inservibles, que ningún carril bici. Pues no, ahí precisamente está la equivocación, porque estos carriles bici de ningún sitio a ninguna parte, son usados por nuestros queridos políticos para presentarse en Bruselas y defender ante Europa como los fondos FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional) son usados para la movilidad limpia y sostenible, como inversión en infraestructura y transporte, y allí, estoy seguro que no les llaman como yo, sino que presentan los carriles bici en kilómetros totales, explicando que son súper útiles y bla...bla...bla.... No creo que inviten a los señores eurodiputados holandeses o daneses a que los visiten, porque si fuera así se descojonarían y su siguiente acción sería el veto absoluto a más fondos de ese tipo con destino a la construcción de carriles bici. Animo al lector a ver varios vídeos de carriles bici en estos países como por ejemplo: Una vuelta en bici por Copenhage, Hora punta en Holanda o Movilidad en Europa: el caso de Ferrara.

Ahora ya por fin, me voy a centrar en el fondo de la cuestión. En primer término presento el carril bici de ningún sitio a ninguna parte 1, que parte en Armilla en la Calle del General Aranda y termina (¿adivinen?) a 200 metros en la misma Calle del General Aranda (¿a que han acertado?). Es cierto que este carril tiene una ramificación que se ha construido posteriormente y que une la calle Ourense con la calle Jardines, pero es que este carril yo no lo considero carril bici, ya que es compartido con peatones y además tiene tres giros de 90 grados ciegos donde muros de más de dos metros de altura imposibilitan ningún tipo de visibilidad. Si intentaras recorrerlo, muy posiblemente te estrellarías con los posibles ciclistas/peatones que viniesen en dirección opuesta. Puedes comprobarlo en el siguiente vídeo:

Es por esto, por lo que evito su descripción más detallada y continúo con el tramo inicial que nos lleva de una calle a la misma calle (podéis consultar los trazados de todos estos carriles, aunque las fotos de satélite de Google Maps no están actualizadas). En su trayectoria encontramos los siguientes puntos de interés:

  1. Al margen izquierdo tapia base aérea de Armilla y al margen derecho viviendas residenciales.
  2. Al margen izquierdo fuente (imprescindible para mitigar la sed y continuar el recorrido... ¡Ah! mierda, que ya hemos terminado), kiosko y parada de autobús (nótese que la parada de autobús es fundamental después del gran recorrido de este carril). Además de la caja de ahorros. Al margen derecho glorieta y viviendas residenciales.

Como puede comprobar el lector, no he mentido y he demostrado que éste cumple con todos los requisitos de los llamados  carriles bici de ningún sitio a ninguna parte: Ya sabéis no parten de ningún sitio estratégico de comunicación y no transitan ni terminan en ningún lugar importante o notorio por el que se desplazaría alguna persona en bicicleta. Posibles usos:

  • El soldado de la torreta de la base aérea de Armilla, siempre le puede decir a su superior que no tardará en comprar tabaco, porque irá en bicicleta.
  • El kiosquero no tendrá que ir a la fuente en coche y además podrá coger el autobús para volver a su casa (si es que le dejan meter la bici en el autobús, que eso es otra).
  • El personal de la caja de ahorros, siempre podrá usar la bicicleta para notificar el embargo por impago de la hipoteca a alguna de las casas residenciales.

Para profundizar más en el tema, animo al lector a ver el siguiente vídeo en el que aparece este "carril bici":

Seguimos con el carril bici de ningún sitio a ninguna parte 2 que parte en Armilla, creo en Calle de León (y digo creo, porque en esta calle parece que existe un carril bici, es un paso estrecho pintado en rojo que aparece en medio de un aparcamiento doble de coches en batería, que se interrumpe en un pequeño parque y además los lunes de todas las semanas hay mercadillo local, con lo que durante todo el día quedaría fagotizado por los puestos de ventas) y termina en la Avenida de Poniente a 200 metros de distancia. Para ver este carril bici no os recomiendo Google Maps, ya que las imágenes son antiguas y no aparece, pero sí podeis haceros a la idea en el siguiente vídeo:

En su trayectoria encontramos los siguientes puntos de interés:

  1. En calle de León y siempre que no sea lunes, recordad que si es así no hay carril, hay mercadillo, al margen izquierdo polideportivo y al margen derecho edificio de viviendas y bajos comerciales (ventas de sofás, muy útil llegar allí en bicicleta para comprar un sofá y cargarlo en el portaequipos).
  2. Al margen izquierdo viviendas residenciales y al margen derecho edificio de viviendas y bajos comerciales (venta de estufas de pellets, después del sofá porque no cargar también una estufa ¿verdad?). En medio e interrumpiendo el carril un parque con columpios varios para niños pequeños.
  3. Ya en Avenida de Poniente, al margen derecho viviendas residenciales y al margen izquierdo negocios varios (ferretería, droguería) y banco.

Posibles usos:

  • El deportista que termina el partido de fútbol en el polideportivo, puede ir en bicicleta a descansar en el sofá de la tienda de enfrente.
  • El comprador de la estufa de pellets siempre podrá terminar su salón con la compra de un sofá.
  • El director del banco ya no se enfadará más, porque sus empleados no perderán mucho tiempo en comprar bombillas para su despacho, ya pueden ir en bici a la ferretería.
  • El ferretero siempre tendrá su negocio limpio y recién pintado y además ya no tendrá que colgar el cartel de “vuelvo en 5 minutos, estoy en la droguería”, ahora tardará mucho menos, porque irá en bicicleta.

Queda demostrado, que este carril bici de ningún sitio a ninguna parte 2, cumple todos los requisitos de los carriles bici de ningún sitio a ninguna parte.

Por fin llegamos al  carril bici de ningún sitio a ninguna parte 3, que parte en Armilla en la  Carretera de Granada y termina en la Carretera de Granada (esto os suena ¿verdad?). Al igual que el anterior, para ver este carril bici no os recomiendo Google Maps, ya que las imágenes son antiguas y no aparece, por eso os remito al vídeo exclusivo de este carril:

En su trayectoria encontramos los siguientes puntos de interés:

  1. Al margen izquierdo edificio de viviendas residenciales, bajos comerciales con negocios varios (galería de arte, venta de vehículos, autoescuela). Al margen derecho Cuartel de la Guardia Civil, edificio de viviendas residenciales con negocios varios (ferretería, reparación de neumáticos, etc.).
  2. Al margen derecho parque con jardines y columpios y tienda de muebles; al margen izquierdo hipermercado y tienda de lámparas.
  3. Al margen izquierdo gasolinera (muy útil para una bicicleta) y al margen derecho vías del futuro metropolitano y viviendas residenciales.

Posibles usos:

  • El de la galería de arte podrá sacarse el carné de conducir yendo a la autoescuela en bicicleta y si alguien se salta un semáforo, lo puede denunciar en la Guardia Civil.
  • La Guardia Civil puede llevar en bicicleta la rueda de repuesto para que la reparen al taller.
  • El dueño de la gasolinera, le puede comentar al dueño de la tienda de venta de vehículos, que recomiende llenar en su gasolinera a los clientes, pero esto lo hace muy rápido para que sus clientes no vean que usa la bicicleta, ya que sería inmoral.
  • El cliente que se compra los muebles del apartamento, siempre puede terminar la decoración del mismo comprando las lámparas en la tienda de enfrente, a lo mejor le venden una linterna para la bicicleta, que ahora la iluminación es obligatoria por la noche.

Queda demostrado, también en este último caso, que este carril bici de ningún sitio a ninguna parte 3, cumple todos los requisitos de los carriles bici de ningún sitio a ninguna parte.

Como ya dije al principio, dos ideas similares pueden tener dos resultados totalmente diferentes: con la calzada romana los viajes eran fáciles y rápidos para la época, gracias a una organización que favorecía una relativa comodidad para sus usuarios. Pensadas, primero, para uso militar, serán el origen de la expansión económica del Imperio, y después de su final, facilitando las grandes invasiones de los pueblos bárbaros. Fue una megaconstrucción que cumplió con creces su objetivo, cosa que no se produce en estos tres carriles bici de ningún sitio a ninguna parte, porque si su objetivo era fomentar su uso por los cicloturistas, comunicar destinos estratégicos del municipio, reducir la contaminación minimizando el uso de los automóviles o comunicar carriles bici entre sí, no lo han conseguido. Pero no es sólo eso, es que no se han acercado ni a kilómetros de distancia de lo que debe ser un buen carril bici. Eso sí, es posible que su idea originaria fuese esa, es decir, la de no servir para nada, en ese caso, si que se hubiese dado en el clavo con su construcción.

Enhorabuena políticos, habéis conseguido de nuevo alejaros de las necesidades de los vecinos, hacernos sentir que el dinero de nuestros impuestos se despilfarra en inútiles proyectos, como aquí ha quedado demostrado, habéis logrado animar a la gente a coger cada vez más el coche en sus desplazamientos (veremos a ver, cómo solucionáis el problema, cuando el precio del petróleo haga inviable el uso del vehículo particular). Pero sobretodo, y lo más importante es esto, os habéis descubierto, porque queda demostrado ¡que no habéis usado la bicicleta para desplazaros, en vuestra vida!.

Muchas gracias señores políticos.

Suicidio del ciclista... ¿nuestro último recurso? :-P